Lacolada Zaragoza, especialistas en rellenos nórdicos

Foto de una pluma de relleno

Foto de plumón de relleno

Foto fibra de poliester de relleno

 


Los rellenos de los edredones nórdicos más habituales son las fibras sintéticas , como el poliéster, y los materiales naturales, como la pluma o el plumón.

La importancia del cosido del edredón

Para saber de qué material es tu edredón sólo tienes que mirar la forma en que están cosidas las costuras. En la mayoría de los casos, si están cosidas en vertical formando canales, es de material sintético. Si por el contrario, las costuras están cosidas a cuadros, entonces es de material natural. Se cosen así para evitar que las plumas se apelmacen en un punto del edredón y se creen así zonas frías. Cuanto menor es el tamaño del cuadro, de mayor calidad es el edredón.

 

Edredones de plumas:cosido a cuadros

En el relleno de los edredones de materiales naturales se utilizan plumas y plumón de distintas aves, como los patos o gansos.                                                                            Su principal ventaja es que este material es un aislante natural, que permite una óptima transpiración durante el descanso y la absorción de la humedad. Permite descansar con el propio calor que genera nuestro cuerpo al dormir alcanzando la temperatura óptima. Pero recordad que este tipo de relleno no está indicado para personas alérgicas, porque aunque también se pueden lavar en la lavadora a 60 º para eliminar los ácaros, no se deben lavar tan a menudo como los rellenos sintéticos, aunque siempre es conveniente lavarlos al menos una vez al año, para quitarles el polvo acumulado                                                                         Las plumas y plumones utilizados en los rellenos, son materiales derivados de la industria alimentaria, por lo que las aves de las que se obtienen no son sacrificadas para este fin. En otros casos de aves más especiales, se recoge el plumón que pierden de manera natural y que quedan en los nidos, como en el caso de los patos Eider. Antes de utilizarlos como relleno, son sometidos a largos procesos de higienización, limpieza y esterilización, con extensos ciclos de lavado y secado que aseguran un material de calidad apto para su uso. Nuestra recomendación es que compres edredones nórdicos de marcas que garanticen su calidad, que son la gran mayoría de las que podemos encontrar en el mercado textil.                El duvet, o también llamado plumón, se distingue de las plumas, porque el primero es un copo ligero, suave, compuesto por un pequeño núcleo central del que parten pequeños filamentos, que al entrelazarse forman multitud de cámaras de aire capaces de retener el calor y liberarlo cuando es necesario. Y las plumas, por el contrario, están compuestas por un cañón central del que parten finos filamentos, que aportan al relleno buena adaptabilidad, soporte y firmeza. En el relleno de un edredón nórdico, cuanto mayor es el porcentaje de plumón con respecto a la pluma, más ligero y más confortable será el edredón nórdico. Además cuanto más fría sea la región donde se críen las aves, mejor plumón desarrollarán, siendo más grande y esponjoso. Por eso los más cotizados son los procedentes de Siberia, Canadá y Hungría. La presencia de plumas o plumones más oscuros no perjudica en ningún caso la calidad de éstos, sino que garantiza su naturaleza y la ausencia de algunos posibles blanqueantes químicos. De hecho el mejor plumón o duvet que existe proviene del pato Eider, que es de color marrón oscuro.

Edredones sintéticos: cosido en franjas

Los edredones nórdicos rellenos de material sintético como el poliéster o el lyocell, están especialmente indicados para las personas alérgicas tanto a los ácaros como a las plumas de las aves, ya que se pueden lavar en la lavadora a 60º C todas las veces que quieras, temperatura a la que los ácaros se eliminan totalmente, y se secan más rápido que los rellenos de plumas.
También son los más indicados para los niños, por su facilidad de lavado y rápido secado, sobre todo en el caso de los más pequeños.                                                                         Actualmente hay rellenos de microfibra de poliéster, tan ligera y suave como el plumón, y otros materiales nuevos como el lyocell, una fibra de celulosa que se obtiene de la pulpa de la madera generalmente del eucalipto, si eres de los que les gusta más lo natural. Es totalmente biodegradable y su producción es un ciclo cerrado en el que se reutilizan o reciclan casi la totalidad de los disolventes (de origen orgánico) utilizados. El proceso utiliza mucha menos agua que en otro tipo de fibras celulósicas (como el nylon), no necesita lejías para blanquearlo y los árboles necesarios son cultivados y provienen de bosques certificados por su gestión sostenible. Al uso, su principal ventaja es que permite que el aire circule y facilita la eliminación de la humedad durante el descanso, y esta especialmente indicado para pieles sensibles por su suavidad.
 

 

 


Cuidado de los edredones nórdicos

Los ácaros proliferan en entornos húmedos, cálidos y oscuros, por eso al levantarse por la mañana, se recomienda airear el edredón para que se evapore la humedad generada por la noche.
Es conveniente ponerles una funda  nórdica del mismo tamaño, que las hay de variados colores y motivos de diseño así como de distintos materiales también, porque es más cómodo lavar una vez a la semana la funda nórdica, que se puede complementar a su vez con una sábana encimera si se desea, que lavar todo el relleno nórdico muy a menudo.
Es muy importante saber que cada vez que se lave un edredón, al menos una vez al año para quitarle el polvo y ácaros acumulados, hay que secarlo muy bien, en especial los de relleno de pluma/plumón, y se recomienda meterlos a secar en una secadora con aire caliente, para que recuperen después del lavado su esponjosidad inicial. Incluso, es recomendable meter en el secado, unas cuantas pelotas de tenis que lo vayan "golpeando" mientras la secadora gira, para que se suelten las plumas y no se queden apelmazadas.Eso sí, asegúrate de que las pelotas de tenis no destiñan.
Aunque cuando se compran en muchas ocasiones vienen envasados al vacío envueltos en plástico, cuando se guardan durante el verano, no se recomienda en ningún caso guardarlos en bolsas o fundas de plásticos, una vez que han sido ya utilizados, aunque estén lavados. Se recomienda guardarlos limpios y secos envueltos en una tela de algodón, como puede ser una sábana vieja, o bien en una caja de cartón, para que puedan airearse y no acumulen olores indeseados y evitar que amarilleen con el paso del tiempo, y siempre añadiendo una pequeña cantidad de antipolillas.

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Lacolada Zaragoza C/ Monasterio de Poblet nº 17 50013 Zaragoza Contacto: 652.098.566 www.lacoladazaragoza.com